Eventos Híbridos

Los tiempos cambian y el mundo virtual es protagonista de ello, y de las infinitas posibilidades que surgen en el área de los eventos y su repercusión.
Los eventos híbridos son más una evidencia que una novedad, y digo esto porque los recursos digitales se han ido fusionando a los acontecimientos reales concibiendo este nuevo formato. Lógicamente el híbrido necesita de estrategia y planificación, como todo, y sin duda gana terreno como la mejor herramienta a la hora de obtener alcance.
¿Y qué beneficios logramos al virtualizar nuestro evento? Pues bastantes. Existen infinidad de posibilidades, tantas como recetas de cocina.
Un evento híbrido puede configurarse de mil formas dependiendo de la necesidad; un clásico networking puede salir de su localización conectándose con diferentes encuentros en otros lugares del mundo. Podrías estar tomando un café en un congreso de emprendedores celebrado en Bilbao, mientras interactuáis a través de una webcast, viendo que opina un empresario desde México sobre tu proyecto.
Pero sin duda la mayor tendencia en híbrido es en eventos de marcas o deportivos.
La presentación de un nuevo producto, bajo una producción audiovisual, gastronómica y festiva, donde, por ejemplo, hemos invitado a 200 asistentes, podría multiplicar por mil el alcance de este si trazamos una estrategia digital que permita interactuar a otros usuarios interesados en esa marca.
Imaginemos la presentación de una nueva crema bronceadora a nivel nacional. Localizamos el evento en una coqueta azotea, o un solárium, en Madrid; por supuesto con piscina para añadir un toque más refrescante. Decidimos realizar un pase de modelos de bañadores y bikinis de un reconocido diseñador, decoramos con sombrillas originales, preparamos un catering tematizado y contratamos a un conocido dj. Lógicamente todo acompañado de una previa campaña de comunicación. Tenemos un total de 300 invitados exclusivos. Pero no sólo eso, hemos decidido organizar tres encuentros simultáneos en otras azoteas de España. Allí los invitados podrán ser testigos del evento principal a través de una gran pantalla, disfrutando de la misma música y del mismo catering exclusivo. Pero además podrán interactuar durante el streaming, algo que también podrán realizar otros usuarios que se den de alta desde cualquier lugar del mundo. Como resultado: lo que organizamos para 300 invitados obtendrá un alcance más que notable, incluso a nivel internacional. Pero no sólo eso, la interacción le proporcionará a la marca miles de contactos de clientes potenciales durante el mismo evento, además de unos felices asistentes con un envidiable bronceado.
Y hablando de streaming, no hay mejor herramienta que ésta para un encuentro deportivo, en auge en estos tiempos. Y si además la compatibilizamos con la App del evento, no sólo para que te indique los horarios de los torneos, o cuando es la hora feliz en el bar, o donde están los servicios. ¿Qué tal si registras tu opinión sobre la jornada, sobre un jugador, o te piden que subas tu foto al SelfieClub de la web del evento? La interacción será repercusión.
Como dije anteriormente, existen tantas posibilidades y combinaciones como imaginemos. Sin duda una buena estrategia de evento híbrido será de mayor impacto, obteniendo gran alcance y con un resultado mucho más duradero.

Mario Ojeda Sierra

Event Design en Great & Garbo